Desde muy pequeños queremos conducir. Íbamos sentados en el coche de nuestros padres y los veíamos al volante. ¡Parecía tan fácil!

Era un momento especial cuando te dejaban sentarte en el asiento del conductor, tocando sin parar el volante y la palanca de cambios. Y, claro, haciendo el ruido inconfundible del motor según tu… brrruuuunnnn… brrruuuunnnn

Movidos por este sentimiento, hemos querido incorporar unos coches muy especiales para los niños, que puedan sentir con más fuerza la sensación de conducir.

¿Te lo imaginas conduciendo un coche clásico?

¿Y un 4x4?

Te invitamos a descubrir nuestra selección de coches.

Mi Petite Life